Comunicado de Moma Alvear

Comunicado de Moma Alvear

MOMA SOBRELLEVA CON DOLOR “el luto” de nuestra comunidad.

Por qué lo que es nuestra responsabilidad y preocupación MAYOR , ¿la están convirtiendo en un producto “desechable”?.

Nuestra comunidad alvearense ha recibido un “golpe” en las entrañas mismas de nuestras vidas. Nos sentimos azorados y todo aparece como una “responsabilidad colectiva”.

Nos preguntamos: ¿hemos hecho todo lo que debemos hacer para evitar los riesgos a que se someten nuestros jóvenes?; en esa búsqueda a veces FRENÉTICA de encontrarse con sus pares para socializarse y juntarse para divertirse.

El propio objetivo de sus acciones para divertirse los obnubila como para pensar en los medios que utilizarán o a aquellos que los inducirán a usar tales o cuales.

Pierden, especialmente, el miedo o temor y desaparece lo vital en sus logros: la SEGURIDAD. Rápidamente la adrenalina los incita a la desinhibición, además de algunos factores externos. Hay una meta que forma parte del denominador común de la transgresión (rebeldía con o sin causa). Y en ese salto al vacío se desustanciarán la relación vital de dos categorías sociales indisolubles: DIVERSIÓN Y SEGURIDAD. A la que de ahora en adelante habrá que sumar una también de carácter esencial: LA PROFESIONALIDAD.

Afirmados en la tecnología, jóvenes y no tanto, diseñan sofisticados mecanismos de convocatorias y en cuestión de horas organizan eventos “CLANDESTINOS” con logísticas de movilidad, insumos, y especial borrando todo tipo de “límites”.

Y uno de esos límites vitales para el control: la EDAD. Pareciera que a menor edad es posible lograr mayor convocatoria y proporcionar al mayor riesgo. Total en cubilo vehicular para cuatro pueden llevar 7 u 8…total “todo está permitido”.

La diversión en jóvenes ya requiere, no sólo la imputación de profesionalidad en el campo empresario; además se suma el Estado en sus diversos niveles, sin dejar juntar la comunidad toda en sus distintas expresiones, desde lo micro a lo macro.

Y dentro de la categoría mayor de diversión, resaltemos una temporal: LA NOCTURNA; la de la NOCHE…la noche es distinta a la de DÍA (a plena luz del sol, como se dice y repite).

También tremendamente diferente, en un local cerrado con todos los ingredientes inmobiliarios, instalaciones y especialmente los RECURSOS HUMANOS especializados. Como lo que popularmente se las identifica como guarderías especiales para jóvenes.

En definitiva, el CONTROL SOCIAL, en el área juvenil y la específicamente nocturna, requiere (y no nos cansamos de repetirlo): SEGURIDAD Y PROFESIONALIDAD.

No importa si es de día o es de noche; no importa si se trata de salones cerrados, semiabiertos o a CAMPO ABIERTO (las “nómades”, que les dicen). Todos los espectros de posibilidades son plausibles de organizar y controlar; pero se necesitan, por pesado que seamos al repetirlo: PROFESIONALIDAD y SEGURIDAD.

Comentarios
Share


Recibe noticias en tú e-mail

Registrate con tú e-mail para recibir a diario las últimas noticias de alveardiario.com