En dos años se perdieron 2 mil hectáreas en producción

La superficie se restringió en durazno, ciruela, pera y manzana. Comparado con 2015, el pronóstico de cosecha señala una caída del 11% en Mendoza.

La producción frutícola mendocina no está en su mejor momento. Es que con varios años de malos precios y falta de renovación del parque varietal, el negocio no es atractivo para los productores.

Así las cosas, luego de conocido el pronóstico de cosecha del Instituto de Desarrollo Rural, se pudo saber que en dos años la superficie cultivada con frutas tanto para consumo como para industria viene en franca caída.

A saber: sólo en este período se redujo en 603 hectáreas la superficie de durazno con destino a industria; en 72 hectáreas el durazno con destino a consumo; en 445 hectáreas la ciruela para consumo; en 275 hectáreas la pera y en 548 hectáreas la manzana. En total contabiliza una pérdida de 1.943 hectáreas.

El dato preocupa. Mendoza era conocida por su fruticultura e industrias relacionadas pero lo cierto es que cada vez hay menos desarrollo en el sector industrial, que estuvo ahogado tras varios años de malas políticas relacionadas con las economías regionales.

Con este escenario, la producción en toneladas también es menor comparada con la de 2015, cuando se realizó el último reporte completo del organismo. Para la temporada 2017 /2018 se espera que se cosechen unas 508.129 toneladas de fruta (durazno, ciruela, pera y manzana) mientras que en 2015 se levantaron 572.009 toneladas.

Por lo pronto, desde el IDR remarcaron que esperan una producción promedio para la temporada que arranca en términos de volumen, en una superficie de 33.571 hectáreas cultivadas en los cuatro oasis provinciales.

Si bien la cosecha esperada según el IDR es significativamente mayor a la del año anterior, es relativo el incremento teniendo en cuenta que la temporada pasada (2016/2017) no realizaron el pronóstico de manzana, ciruela para consumo en fresco ni durazno para consumo en fresco.

Según el trabajo publicado por el IDR, en el caso del durazno para industria, esperan una producción de 140.280 toneladas, impulsadas por el Valle de Uco, con 100.519 toneladas esperadas.

En cuanto a la suerte productiva del durazno para consumo en fresco el cálculo de la entidad es de 85.899 toneladas, lideradas por el Valle de Uco con 34.783 toneladas, en 1.543 hectáreas, a pesar de que en el Sur hay más hectáreas cultivadas, con aproximadamente 1.770 hectáreas.

“Según el trabajo publicado por el IDR, en el caso del durazno para industria, esperan una producción de 140.280 toneladas, impulsadas por el Valle de Uco, con 100.519 toneladas esperadas”.

En cuanto a la ciruela de industria, su futuro productivo trazado por el IDR es de 151.093 toneladas con mayor producción en el Este donde se espera que llegue a las 14.826 toneladas en 3.068 hectáreas cultivadas. Mientras, en el Sur se registran unas 11.289 hectáreas pero esperan que la producción sea menor a las 130 mil toneladas.

En cuanto a la ciruela para consumo en fresco, la mayor proporción de toneladas la tendrá la zona Este, con 9.258. Así se espera alcanzar las 24.915 toneladas a nivel provincial.

En el caso de la pera, el pronóstico del IDR detalla que la producción puede llegar a las 42.610 toneladas. En este caso el mayor aporte en toneladas lo protagonizará la zona Sur, mientras que la zona con más superficie de este frutal lo seguirá teniendo el Valle de Uco.

Finalmente para la manzana, que sólo se cultiva en el Valle de Uco con 2.477 hectáreas, y el Sur con 19 hectáreas, sólo esperan llegar a una producción de 63.333 toneladas.

Quejas de los productores

El pronóstico de cosecha frutícola para la temporada 2017/2018 dejó un manto de dudas en cuanto alguno de sus valores. Así y ante un grupo pequeño atento de productores hubieron voces que detallaron que no reflejaba la realidad productiva de la fruta en la provincia.

Éste fue el caso del productor Jorge Rubio, de la Asociación de Productores y Exportadores de Fruta Fresca de Mendoza.

“La fruta fresca no refleja la realidad lo que está sucediendo en cuanto a lo que han presentado ni en kilos ni en superficie. Han traspolado datos de 2010 y necesitamos datos actuales, que están muy lejos de esta realidad”, detalló el productor.

Según la visión de Rubio, el IDR no refleja la realidad de una actividad totalmente diezmada sobre todo para frutos de pepitas. “En el caso del carozo el pronóstico estuvo un poco mejor salvando este año que hay una superproducción de durazno que está abriendo un signo de interrogación sobre los productores empacadores y los precios que se van a obtener debido a la sobreabundancia de la oferta y la presión de Chile”, subrayó Rubio.

Siguiendo el panorama productivo, el dirigente de la fruta en fresco detalló que según sus cálculos la ciruela ha bajado mucho sobre todo en fresco en el Este. Así según Rubio al no poder exportarse por elevado costo en dólares y ser un producto de poco consumo en el mercado interno, obliga al productor primario a salir del negocio.

Con un foco sobre el informe de cosecha frutícola, Rubio también punteó que desde el IDR no cuenta con la estructura para hacer el trabajo que el sector necesita y por lo tanto se extrapolan números muy viejos utilizados en el censo de 2010 cuando la realidad productiva ha cambiado mucho para algunas especies frutícolas.

Alejandro Zlotolow, subsecretario de Agricultura y Ganadería de Mendoza, respondió que el informe de la cosecha frutícola del IDR estuvo basada en una metodología y que se sigue con los datos provenientes del censo de 2010.

“Con muchos de los productores venimos haciendo otro tipo de informes y trabajo para avanzar en cuanto a leyes de financiamiento que permitan que el sector se pueda organizar”, detalló Zlotolow.

El funcionario aseveró que el reclamo de los productores posee toda la razón pero que la política agraria arrastra años de errores con una pulverización de las economías regionales.

Zlotolow apuntó que se está planteando para 2018 un nuevo censo agrícola que refleje cómo está la realidad del campo.

“Independientemente de eso estamos avanzando en un sistema de información agrícola y también trabajando en la actualización del RUT. Nuestro objetivo como gobierno es que la información fluya de mejor manera para que nosotros tengamos mejores pronósticos, mejor información para poder tomar mejores decisiones”, concluyó el funcionario.

Comentarios
Share