Instalan sensores de caudal en el Atuel mendocino y pampeano

Esta semana habrá otra reunión del Comité Interprovincial de Atuel Inferior (CIAI). En ese ámbito se discute cuánta agua tiene que dejar pasar Mendoza a La Pampa para restablecer el ecosistema del noroeste pampeano. El número clave son los 4,5 metros cúbicos por segundo de caudal que el Atuel debería llevar hacia el otro lado de la frontera.

No parece haber gran controversia en cuanto a ese número. Mendoza discute cuándo dejarlo pasar, antes o después de hacer obras que garanticen esa cantidad de agua constante. La controversia incluye el planteo de que el Atuel es un río de montaña, no tiene un caudal permanente, sino que depende del deshielo.

Para despejar la pelea es que la Subsecretaría de Recursos Hídricos de la Nación ha instalado a ambos lados de la frontera, sobre el curso del río, dos artefactos para medir la cantidad de agua que pasa.

Uno está puesto en el Atuel, a la altura de Carmensa, el otro en Puesto Ugalde. Desde la Subsecretaría se indica que se trata de un sistema de monitoreo en tiempo real con sensores de presión que van transmitiendo los datos.

El sistema se instaló hace pocos días, por lo que los datos que se obtengan no podrán ser puestos sobre la mesa del martes; tampoco en la pactada para el 31 de enero, ni para el 8 de febrero.

El 14 del mes próximo, Mendoza y La Pampa tendrían que haber acordado el caudal y llevar su decisión a la Corte. Nuestra Provincia entiende que habrá controversia y plantea ir a la Corte por una aclaratoria, porque “sin obras que generen ahorro de agua, Mendoza deja de regar mil hectáreas por cada metro cúbico que dejemos pasar”, dice el diputado Gustavo Villegas.

La Pampa dice otra cosa: “La resolución de la Corte está clarísima: hay que acordar el caudal”, dice Schlegel.

Comentarios