El fútbol nacional continúa en huelga

Muchos serán los aficionados que vayan a ver el enfrentamiento entre Argentina y Chile el próximo día 23 en un partido clave para la clasificación del Mundial de Rusia 2018. Ésta será la segunda vez, la primera en Argentina, que ambos equipos se enfrenten tras la histórica final de la Copa América 2016, esa importante competición que incluso tiene su homóloga en otras disciplinas. Dos veces ha ganado Chile esta Copa sin hacerlo en el tiempo reglamentario, provocando en ambas ocasiones un desenlace dramático en la ronda de penales. Es por ello por lo que la cita está marcada en rojo en los calendarios de todos los argentinos, algo que no se puede decir de los partidos de la liga nacional cuya huelga todavía continúa sin resolverse.

La última vez que se disputó un partido de liga fue el 20 de diciembre. Desde entonces, han pasado ya más de 70 días sin que ningún equipo pise un campo de fútbol y en los que se hace un recuento de 14 jornadas disputadas de las 30 programadas. El conflicto entre Futbolistas Argentinos Agremiados (FAA) y la Asociación del Fútbol Argentino (AFA) parece que por el momento no va a tener una resolución. Los jugadores reclaman el ingreso de sus sueldos pendientes mientras que la AFA debe hacer frente al dinero derivado de la rescisión del contrato de los derechos televisivos. En los últimos días se han intentado llevar a cabo diferentes acuerdos, uno de los cuales ha pasado por ingresar el dinero correspondiente en las arcas de los clubes para subsanar la deuda existente con los jugadores. Sin embargo, esta decisión no ha sido del agrado de los deportistas, puesto que no verán el dinero de manera directa.

Sergio Marchi (en la foto), secretario de la FAA, mostró su desacuerdo ante la decisión tomada y tras una reunión con los capitanes de Primera División comunicó que el parón continúa activo. Esta decisión por parte de los futbolistas no ha sentado del todo bien a los directivos de los clubes, quienes han llegado a afirmar que pondrán a jugar a los juveniles de no solucionarse la situación antes de la próxima jornada. Con todo, por lo pronto parece que el fútbol nacional seguirá en huelga hasta nuevo aviso.

Este parón no es el primero que ocurre en el fútbol nacional. Recordemos que ya en abril de 1931 los futbolistas se negaron a jugar como señal de protesta contra la “Ley Candado” que impedía la libertad de contratación. En este caso la huelga deportiva fue mucho más corta que la de ahora; tan solo hicieron falta 8 días para que los clubes respondieran a las peticiones de los jugadores. De aquí salió el fútbol profesional tal y como lo conocemos hoy en día. Un par de años más tarde, en 1948, tuvo lugar el que se conoce como el parón más grave hasta el momento: desde noviembre de 1948 a mayo de 1949 se mantuvo un conflicto abierto cuyo detonante fue la desigualdad entre los ingresos de los clubes y los sueldos de los jugadores. A estas dos primeras huelgas en la historia del fútbol argentino, le siguieron hasta 5 más en la liga nacional por motivos muy diversos entre sí, desde el derecho sindical a la libertad de acción.

Con grandes precedentes a su espalda, ahora solo queda esperar a ver cómo evoluciona la huelga del deporte que mueve más dinero y sentimientos en nuestro país.

Comentarios
Share


Recibe noticias en tú e-mail

Registrate con tú e-mail para recibir a diario las últimas noticias de alveardiario.com