Se complica la situación de Luciano Cabral

Prueba clave ubica a Luciano Cabral en la escena del crimen de Joan Villegas

Antes del juicio oral por el brutal asesinato a golpes de Joan Villegas (27) en General Alvear, la causa incorporó una prueba fundamental que pone en la escena del crimen a uno de los detenidos. Se trata de Luciano Cabral (22), el jugador de fútbol que junto con su padre y a un primo están en la cárcel acusados del hecho. En un par de zapatillas encontraron sangre de él y de la víctima.

El homicidio se perpetró en la mañana del 1 de enero de este año en el barrio Los Inmigrantes. Viejas diferencias habían llevado a los Cabral a pelearse con Villegas. El ataque fue brutal. El joven fue ultimado a golpes y la herida fatal habría sido una piedra de gran tamaño que impactó en su cabeza.

El caso rápidamente tomó trascendencia, ya que horas después había dos detenidos, entre ellos el padre de Cabral, futbolista que hasta ese momento desarrollaba una destacada carrera.

Apenas unos días pasaron para que el nombre de Luciano Cabral empezara a circular entre los investigadores como uno de los sospechosos.

Es que el joven deportista por esos días pasaba sus vacaciones en su Alvear natal y testigos lo ponían en el sitio donde ocurrió el asesinato.

Finalmente el jugador se entregó y fue imputado por homicidio agravado por la participación de menores.

Es que en el episodio también estuvieron involucrados un chico de 13 años y otro de 17. José Cabral (42), el padre, Luciano y su primo Axel Olguín (18) quedaron detenidos con esa acusación en la cárcel de San Rafael.

Varios fueron los intentos del abogado del jugador por conseguir su libertad. Todos fueron rechazados en virtud de las pruebas recolectadas.

En una de las últimas audiencias se decidió que Luciano llegaría al juicio tras las rejas. Y ahora más se complica su situación, tras la incorporación de una prueba que parece irrefutable.

El día del crimen la policía detuvo al padre de Cabral y allanó su casa. En esa medida se secuestraron varios elementos, entre ellos un par de zapatillas que tenían manchas de sangre. Los restos hemáticos detectados en el calzado fueron sometidos a un cotejo de ADN con los sospechosos.

El resultado arrojó que en las zapatillas hay sangre de la víctima y de Luciano Cabral. Este detalle ubicaría en la escena del crimen al jugador de fútbol y echa por tierra la coartada que planteó, asegurando que el no había estado en el lugar y que en ese momento estaba durmiendo en su casa.

Fuentes judiciales confían en que este peritaje es revelador y que es lo último que esperaban para elevar la causa a juicio. Ahora la fiscal María Edith Borgna y el juez ultimarán detalles para pedir la realización del debate.

Luciano Cabral en el momento en que fue arrestado jugaba en el Atlético Paranaense de Brasil. Antes había estado en Argentinos Juniors, en donde debutó en primera división. Inclusive llegó a estar en la selección sub 20 de Chile, país del que tenía la nacionalización.

Fuente: www.unosanrafael.com.ar

Comentarios
Share


Recibe noticias en tú e-mail

Registrate con tú e-mail para recibir a diario las últimas noticias de alveardiario.com