Decretan aislamiento social obligatorio hasta fin de mes

El presidente tomó la decisión con un grupo de gobernadores. Regirá desde la medianoche de este viernes y contempla algunas excepciones.

El presidente Alberto Fernández declaró hoy un «aislamiento social preventivo» desde esta medianoche hasta el 31 de marzo, al término de una reunión que mantuvo con gobernadores, ministros y funcionarios, en la cual se analizaron medidas a implementar con el objetivo de contener la pandemia del coronavirus.

Así lo anunció el presidente Alberto Fernández tras reunirse en la residencia de Olivos con un grupo de gobernadores para terminar de pulir el decreto de necesidad y urgencia con el que determinará una cuarentena total como estrategia para contener la expansión de la pandemia del coronavirus covid-19 en la Argentina.

El presidente Alberto Fernández aclaró esta noche que durante la cuarentena las personas podrán salir para hacer lo estrictamente necesario, como proveerse de alimentos y medicamentos.

«Las personas deberán permanecer en sus casas y hogares y salir para lo necesario; van a seguir teniendo abiertos supermercados, negocios de cercanía, farmacias, pero desde la 0 hora de mañana» las fuerzas de seguridad «estarán controlando a quien circula por las calles y el que no pueda explicar se verá sometido a la sanción que prevé el Código Penal», dijo el Presidente.

El objetivo es acumular la mayor cantidad de días inhábiles para favorecer la cuarentena por el coronavirus, explicó el Presidente.

Advirtió también que el gobierno será «absulatmente inflexible» con quienes violen el aislamiento social preventivo y obligatorio declarado ante la pandemia del coronavirus.

Tras una reunión en la Residencia de Olivos con gobernadores, ministros y funcionarios, el jefe del Estado añadió que todas las medidas de prevención apuntan a «evitar que el nivel de contagio haga colapsar el sistema de salud».

Excepciones al decreto
El Presidente explicó que la norma también tiene excepciones y repasó que ellas contemplan a quienes trabajan en los gobiernos nacionales, provinciales y municipales, en los niveles de conducción política, quienes trabajan en sanidad, en las fuerzas de seguridad y en las Fuerzas Armadas y a quienes se desempeñan en una serie de actividades como la producción de alimentos, fármacos y combustibles, entre otras.

«Vamos a ser muy severos con los que no respeten el aislamiento que estamos planteando. Y vamos a ser muy severos porque la democracia nos lo exige. El primer deber de un gobernante es cuidar la salud y la integridad física de su gente», insistió.

Funcionamiento del transporte

El presidente Alberto Fernández anunció esta noche que durante la cuarentena por el coronavirus se mantendrá el transporte público de pasajeros «sólo para uso de quienes están exceptuados de cumplir el aislamiento».

El mandatario indicó que «desalentaremos que la gente se suba a automóviles y circule por la vía pública» y advirtió que habrá verificaciones y constataciones «sobre los motivos por los que cualquier persona o automóvil está transitando» y que «quien no pueda justificarlo será sancionado».

Según colaboradores del Presidente consultados por este medio, el jefe de Estado está decidido a intentar parar ahora la posibilidad de un crecimiento exponencial de la cantidad de casos. Por ello a pesar de no querer determinar una cuarentena general por el impacto que esto tendrá en la economía, definió avanzar.

Las fuentes con las que dialogó este medio contaron que el Presidente está “muy molesto” por la cantidad de gente que sigue sin acatar el pedido y las recomendaciones para quedarse en el hogar, salir a la calle lo menos posible, y sobre todo no viajar. Esto, porque se ha comprobado que el aislamiento es la única estrategia que hasta el momento ha logrado desacelerar la epidemia en otros países.

En las últimas horas, a pesar de los insistentes pedidos del Gobierno nacional, de los gobernadores, de los intendentes y de gran parte de la oposición, miles de personas han viajado a ciudades turísticas de la Costa Atlántica para quedarse allí hasta que termine la cuarentena. Esto conlleva un peligro adicional porque si alguno está infectado puede llevar el virus a una zona del país en la que este aún no está.

Fernández ha tomado como precedente lo ocurrido en otros países en los que al principio se establecieron medidas laxas y ahora están en medio de una crisis sanitaria que no pueden atener, con cientos de muertos por el coronavirus.

Comentarios


Contenido Relacionado