Julio Aset, “EL TURCO”, ídolo local, deportista integral y referente social alvearense

Símbolo indiscutido del deportista integral durante una época de oro del deporte alvearense, sus virtudes deportivas y humanas le permitieron sostenerse y convertirse en hito a nivel regional. A sus innegables cualidades físicas, una combinación perfecta de práctica y resistencia, sumó una técnica exquisita. Su asombrosa destreza en el básquet y una habilidad de atajada única a la hora de defender los tres palos, hicieron Julio “El Turco” Aset, se convirtiera en un ejemplo de deportista completo en General Alvear.

el turco aset

Nació el 11 de octubre de 1934 en General Alvear, pero fue registrado en las actas del Registro Civil local el 16 de octubre del mismo año. Su padre era don Jaime Aset quien había nacido en la lejana Siria y siendo apenas un niño de 9 años, emprendió la dura travesía marítima en solitario, hasta nuestro país. Su madre lo enviaba a las lejanas tierras sudamericanas para evitar que aquel niño sirio sufriera los embates de la Gran Guerra, que asolaba toda Europa y parte de Oriente Medio. Una vez llegado al Puerto de Buenos Aires, un tío que vivía en el departamento de Lavalle lo esperaba, a partir de allí la vida de don Jaime Aset se ira desarrollando en nuestra provincia hasta recalar en aquel General Alvear de antaño que florecía a pasos agigantados.

Desde muy niño, Julio, hizo gala de un fuerte espíritu de superación y es así que comienza a trabajar en el taller mecánico de su hermano Juan en calle Olascoaga, donde aprende detalles de la actividad, pero más en la disciplina que supone el trabajo diario y la organización de las tareas.

Luego se convierte en cadete de la Farmacia Alvear, recordará aquellas tardes en que debía llevar las cartas que hacia de puño y letra que don Florio Vendramín a quien algunos años mas tarde sería su esposa. Mientras tanto nuestra región vivía la bonanza de la producción vitivinícola y la agroindustria, aquel Julio Aset, ya adolescente, comienza a trabajar en la Fabrica Gama de la familia Gatas. Ingresa como peón y al poco tiempo se convierte en encargado de sección.

Por aquellos años Ángel Amadeo Labruna, Alfredo Di Stefano, “Pancho” Varallo y el inolvidable Amadeo Carrizo, hacían despertaba fantasías y el delirio de los apasionados seguidores del fútbol vernáculo, entre ellos aquel adolescente flaco y espigado. Será esa misma pasión la que lo va a llevar a formar parte de una de las instituciones míticas de nuestro departamento, el Sport Club Argentino, colores que el abrazara por toda su vida.

Con tan solo 15 años asume la responsabilidad de defender el arco albiceleste de la primera división del fútbol alvearense, debutando en lo mas alto del profesionalismo local y empezando a escribir su leyenda.

Tras cuatro años intensos y de crecimiento deportivo, el Sport Club Argentino logra coronarse campeón del máximo torneo de la Liga Alvearense de Fútbol, y el “Turco” Aset se convierte en ídolo de la hinchada. Sus atajadas magistrales llenas de técnica y espectáculo quedaran grabadas a fuego en el imaginario futbolístico local.

A este campeonato se le suma el de 1960 y 1961, la carrera de Julio Aset da un vuelco cuando le toca defender, desde la mitad del año 1961, la valla del centenario Club Tiro Federal de la ciudad de General Roca en Río Negro, logrando el subcampeonato de la Liga del Alto Valle del Río Negro y Neuquén.

El 7 de febrero de 1963 se une en matrimonio a doña Inés Hikawczuk, juntos tendrán dos hijas: Sonia y Laura.

Los próximos dos años integra el plantel de Club Benjamín Matienzo de la localidad de Ing. Luiggi en la provincia de La Pampa con el que logra los campeonatos zonales. En 1964 se integra a las filas del club Atlético Villa Atuel y logra el campeonato de la Liga Sanrafaelina de Fútbol. En 1965 retorna al querido gigante del oeste de la ciudad, el Sport Club Argentino, logrando el subcampeonato.

En 1967 se produce un hecho por demás anecdótico, el gerente de aquel entonces, de la sucursal local del Banco Nación, ferviente hincha de la entidad “crota”, le propone defender solo por un año los palos del arco crotos y a cambio tendría un lugar en la planta de personal de la entidad bancaria. La insistencia fue tenaz, y las ganas de crecer laboralmente del querido “Turco” hicieron el resto. Acepta el reto, con un dejo de tristeza por abandonar al club de sus amores, y se integra un año a la institución de Diagonal Jorge Simón, eterno rival del albiceleste barrial. Ese año el Andes Fútbol Club se alza con al título de campeón de la Liga Alvearense de Fútbol y en 1968 el subcampeonato local.

A la par de estos logros con clubes deportivos, fue durante nada mas y nada menos que 15 años seguidos, arquero titular de la recordada y legendaria Selección Alvearense de Fútbol.

Cumple con su promesa de retornar a su pasión albiceleste y corona su retorno con los campeonatos de: 1970-1971-1972 y 1973 y el subcampeonato de 1974, aquellos años fueron de gloria y alegría, la ciudad se vestía de celeste y blanco y el “Turco” era ídolo de todas las edades.

Una vez retirado fue técnico del Sport Club Pacifico, del Sport Club Argentino y combinados sanrafaelinos.

Al fútbol, le sumó la practica profesional de otro deporte que despertaba pasiones aguerridas en la sociedad alvearense, el básquet. Sus comienzos se dieron en la concurrida cancha ubicada en la esquina de Avenida Alvear Oeste e Ing. Lange, donde años más tarde se construyó el mítico Hotel Grosso. Pero donde comenzó a mostrar su técnica brillante fue en su querido Sport Club Argentino, junto a recordados ídolos del básquet blanquiceleste como “Cholo” Ambrosini y Blas De Ugalde. Aquel equipo fue venerado por los aficionados locales, logrando 7 campeonatos consecutivos de la Liga Alvearense de Básquet. Luego continuo con su carrera en Ferrocarril Oeste de Alvear Oeste logrando un campeonato y en Club Banco Nación alzando el mismo título.

En Ing. Luiggi La Pampa, mientras participa del equipo de primera división del Club Teniente Benjamín Matienzo, funda la división de básquet del mismo y a la vuelta a nuestra ciudad crea el equipo de básquet del Instituto San Antonio. En el año 1992 organiza por primera vez el Campeonato Argentino Femenino de Primera División, del que participan equipos de 8 provincias en General Alvear.

Funda la división Maxi-Básquet femenino del Club Banco Nación y tiempo mas tarde el Maxi-Básquet masculino.

En el años 1997 es reconocido por la Casa de Alvear en Mendoza, a través del Premio Mayor de esta institución por su trayectoria como deportista.

Su impronta no solo se remitió a la esfera deportiva, integro distintas comisiones deportivas institucionales, pero quizás donde mas se lo recuerde sea por su paso en la presidencia del Concejo de Administración de CECSAGAL, donde su paso es aun evocado por quienes compartieron largas jornadas de trabajo junto al querido “Turco” Aset.

En el año 2005 se hizo acreedor al Premio a la Excelencia Deportiva del Diario UNO, de nuestra provincia.

Debió soportar con la fuerza de voluntad digna de un gladiador espartano, un trasplante de riñón y una pulmonía que afectó seriamente su salud. Falleció el 7 de septiembre de 2011 en nuestra ciudad.

Todas las virtudes que Julio “El Turco” Aset construyó a lo largo de su vida, se vieron potenciadas por su inagotable capacidad de trabajo y profesionalismo, las que potenció con la cuota de sacrificio necesaria para alcanzar tan notables logros. Sin dudas, fueron su amor y su pasión por el deporte los móviles de su reconocida excelencia. De todas formas, los numerosos logros tanto individuales como de equipo resultan insuficientes para dimensionar acertadamente su figura como referente social e institucional local e icono del deporte alvearense.

Julio Aset

Comentarios