Una familia mendocina para no ser pobre necesita $100.000

Las líneas de pobreza e indigencia de junio en Mendoza para una familia de 4 personas llegaron a $99.178,80 (casi $5.000 más que el mes pasado) y $39.671,52 respectivamente. A nivel nacional los números son más elevados aún: $ 104.216,80 para no caer debajo de la línea de pobreza y $ 46.525,30 para no caer en la indigencia.

Los datos fueron dados a conocer por la DEIE (Dirección de Estadísticas e Investigaciones Económicas) y el INDEC (Instituto Nacional de Estadística y CensoS) respectivamente.

En lo que va del año el costo de la Cabasta Básica Total, que mide la pobreza aumentó $25.000 y de junio de 2021 a junio de 2022 casi $40.000.

El siguiente cuadro, elaborado por la DEIE muestra la evolución en Mendoza de las líneas de pobreza e indigencia desde febrero de 2021, cuando los números eran prácticamente la mitad de los actuales. Es decir que, en 16 meses, el incremento orilla el 100%.

Curiosamente otra vez se dio el fenómeno de que el aumento de las líneas de pobreza e indigencia fue menor (no superó el 5%) a la inflación que en junio llegó al 5,9% en Mendoza.

Los números informados este jueves por los organismos de medición, tanto nacional como provincial, reflejan la situación crítica del país y de la provincia y se conocieron justo el mismo día en que se reabrieron las negociaciones paritarias entre el Gobierno y los gremios estatales.

Una vez más hay que decir que ninguno de los planes y medidas del gobierno, sobre todo el nacional, han logrado controlar el desenfrenado aumento del costo de vida. No alcanzan los Precios Cuidados, ni los congelados, ni los acuerdos de precios y es así como cada mes, más hogares caen en la pobreza y en la indigencia.

Qué significa Canasta Básica de Alimentos y Canasta Básica Total

La Canasta básica de alimentos (CBA) es el conjunto de bienes que satisfacen las necesidades nutricionales de las personas, teniendo en cuenta los hábitos de consumo de una población determinada. Por lo tanto, los hogares que cuenten con un ingreso menor al valor de la CBA se consideran pobres extremos o indigentes.

La Canasta Básica Total (CBT) representa el conjunto de bienes y servicios que satisfacen las necesidades comunes de la población, teniendo en cuenta los hábitos de consumo de una población determinada. Por lo tanto, los hogares que cuenten con un ingreso menor al valor de la CBT se consideran pobres.

A nivel nacional

El costo de la Canasta Básica Alimentaria (CBA) subió 4,6% en junio, por lo que una familia tipo compuesta por dos adultos y dos menores necesitó percibir ingresos por $ 46.525,30 para no caer en la indigencia, informó el Instituto Nacional de Estadística y Censos (INDEC).

Por su parte, el costo de la canasta básica total (CBT), que además de alimentos reúne indumentaria y transporte, también subió 4,6 % en junio, por lo cual el mismo grupo familiar necesitó contar con ingresos por $ 104.216,80 para no caer debajo de la línea de pobreza.

De esta forma, en los primeros seis meses del año la CBT acumuló un aumento de 36,9%, mientras que la CBA subió 41,1%, frente a un incremento general de índice de costo de vida de 36,2% en el mismo período.

En tanto, en los últimos doce meses, el costo de la CBA avanzó 63,7 % y la CBT 56,7%.

Este escenario socioeconómico se produjo en junio a partir de la fuerte suba de los alimentos y los ajustes en los servicios.

El Salario Mínimo, Vital y Móvil no alcanza para superar la indigencia

Pero el dato más grave es que la CBA superó el valor del salario mínimo, vital y móvil (SMV), que en junio fue de $45.540.

En consecuencia, una persona con un trabajo a cambio de esa remuneración cuando percibió esa cifra los primeros días de julio ni tan siquiera puede aspirar a darle de comer a su familia.

 

La situación se agravará en las próximas semanas ya que recién está prevista una nueva suba del SMV para agosto que los trabajadores percibirán en sus bolsillos en septiembre. Ese aumento será del orden del 5% hasta llegar a $47.850.

Sin embargo, en julio la inflación ya tiene un piso entre 7% y 8% y la proyección para agosto no es muy diferente, lo cual pone en jaque la situación de los asalariados.

Durante junio los alimentos tuvieron un incremento de 4,6%, de acuerdo a la medición oficial. Los aumentos más fuertes se dieron en lechuga (37,8%), tomate (20,4%), papa (21,5%), aceite (12,9%), fideos (12,8%), café (11,7%), entre otros.

Comentarios