A 6 años de Ni Una Menos se siguen haciendo oir

A seis años de la primera marcha masiva contra los femicidios en la Argentina, el repaso de cómo un tuit despertó para siempre en las mujeres la conciencia de que no estaban solas.

Fueron demasiadas mujeres, demasiadas chicas muertas. Demasiados los nombres y las caras aún sonrientes que nos acostumbramos a ver con frecuencia pavorosa en la crónica policial. Demasiados los familiares solos y destrozados que sostenían esas fotos y gritaban sus nombres, expuestos a la doble crueldad de ser juzgados ellos mismos junto a las hijas que les habían arrebatado a cambio de la módica esperanza de una Justicia siempre esquiva.

También eran demasiadas las historias de femicidios impunes que la periodista y cronista radial Marcela Ojeda había cubierto de cerca el 11 de mayo de 2015, al escribir aquel tuit en el que resumió el hartazgo de un país y nos llamó a la acción: “Actrices, políticas, artistas, empresarias, referentes sociales… mujeres, todas, bah… ¿No vamos a levantar la voz? NOS ESTÁN MATANDO”.

Ese mediodía, cuando supimos que habían encontrado muerta a Chiara Páez, la chiquita de catorce años que desde hacía días buscaban en Rufino, fuimos muchas las que pensamos en todas esas otras mujeres y chicas descuartizadas, empaladas, quemadas, torturadas, descartadas en bolsas de basura. Fuimos muchas las que pensamos en todos esos cuerpos rotos. En esas vidas rotas. Como no podían tenerlas, las mataban y las tiraban en descampados como si fueran cosas, como si esas vidas no hubieran valido nada. Chiara estaba embarazada. Fue asesinada a golpes por su novio de dieciséis años: la enterró, se sospechaba que con la complicidad de su familia, en el patio trasero de la casa de los abuelos. Después comieron el asado del domingo, a pocos metros, como si una nena muerta en el jardín fuera un hecho de la naturaleza.

Alvearense por elección, Fabio Páez, papá de Chiara, mantiene viva la llama de la lucha reclamando justicia por su hija y visibilizando este problema de la violencia de género que se sigue cobrando vidas día a día.

«Llega el 3 de junio y es una mezcla de sensaciones, siempre fue el mejor mes del año, porque Chiara cumplía años, mi hermana y yo también y hoy se ha transformado en un mes de sentimientos encontrados y triste. Siento un poco de orgullo que el nombre de ella hoy sirva para mantener la esperanza de otras chicas, que lo feo de lo que uno vivió, sirva para que tanta gente siga luchando contra la violencia de género, contra los femicidios. Entonces es una mezcla de cosas que la verdad son difícil de decirlas», aseguró.
«Voy a seguir luchando por la memoria de mi hija, yo se que nadie me la va a devolver, pero seguiremos siendo la voz de las que no pueden hablar, seguiremos estando donde nos convoquen para hacer visible este flagelo. Se que es difícil, pero me levanto todos los días pensando un mundo mejor para mis hijos. Esta lucha atraviesa gobiernos, no discrimina estratos sociales, es de todos y por eso no hay que bajar los brazos. Veo la fuerza de Chiara en cada persona que enarbola la bandera de Ni Una Menos. Ella hubiese hecho lo mismo por los demás», sentenció.

Desde la Municipalidad de General Alvear y la Asesoría de la Mujer se han pensado algunas actividades con respecto al aniversario de Ni Una Menos y una de ellas será un conservatorio por Zoom con Fabio este miércoles 9 de junio desde las 19 hs.
Para participar del conversatorio «Sumate a la lucha, no más femicidios» con Fabio Páez ingresá a: http://bit.ly/3uKgizj | miércoles 9/6 – 19h

Comentarios


Contenido Relacionado