Condenan a la comuna por el feedlot de Bowen

El juzgado de de Paz de General Alvear condenó a la comuna por haber clausura en el año 2010 un feedlot en el distrito de Bowen.

La resolución fue dada a conocer el pasado jueves 14 de marzo y condena a la Municipalidad de General Alvear con el pago de más de 3 millones de pesos a la empresa Quimey Malal S.A. por el litigio que se sostiene desde casi 9 años atrás.

Esta resolución, donde el actual ejecutivo anticipó que la apelará, causó asombro a propios y extraños ya que de 6 pleitos judiciales desde el 2010 hasta ahora, la comuna obtuvo sentencia favorable en 5 ocasiones.
El primer punto de la resolución judicial dice hacer lugar a la demanda de daños y perjuicios impuesta por la empresa QUIMEY MALAL S.A. “y en consecuencia condenar a la demandada MUNICIPALIDAD DE GENERAL ALVEAR para que en el plazo de DIEZ (10) DÍAS de quedar firme la presente resolución abone a la actora la suma de PESOS DE TRES MILLONES CUATROCIENTOS MIL DOSCIENTOS CINCO ($3.400.205) con más los interese conforme se determinó en los considerados con más los costos y costas del juicio bajo apercibimiento de ley”.

La comuna, apelará

Sergio Alonso, Director de asuntos Jurídico de la comuna, declaró en conferencia de prensa que es una sentencia que no van a dejar que quede firme se va a pelar y van a realizar presentaciones en la cámara civil de San Rafael para tratar de obtener una sentencia que se modifique “y si es necesario iremos al máximo tribunal para revertir esta sentencia que se ha conocido”, indicó.

Alonso fue más allá y recordó el inicio del problema, apuntándole a la gestión anterior: “este problema arranca por la irresponsabilidad y ligereza del gobierno que nos procedió, habilitaron un feetlot muy cerca del casco de Bowen sin saber las consecuencias que podría llegar a tener, si bien no había legislación que reglamente esta actividad permitieron que este emprendimiento funcione y al poco tiempo las consecuencias ambientales se hicieron sentir y los vecinos empezaron reclamar y partir de allí se empezó a ir detrás del problema, porque tendrían que haberlo habilitado bien lejos del caso urbano”.

A raíz de los reclamos la comuna ordena la relocalización del feedlot, esta no fue aceptada por la empresa y lleva la medida a la corte suprema para que se deje sin efecto ese pedido de relocación.

Según recordó Alonso el municipio hizo caso omiso a este pedido de suspender la orden de relocación y además ordenó la clausura del emprendimiento, esto llevo que la firma demande al municipio por los perjuicios sufridos.
En su momento la corte falló a favor de la comuna rechazando la acción procesal administrativa interpuesta por la firma, “pero había una media precautoria que autorizaba a funcionar por que la comuna se adelantó y ordenó la clausura, eso es lo que demanda la firma a la comuna”.

Seguido afirmó: “La jueza dice, a mi criterio con una fundamento muy huérfano, sobre todo sin tener en cuenta las consideraciones que tuvo la corte suprema cuando declaró legitima la orden de relocalización, que el ejecutivo incumplió ordenes emanadas por el poder judicial, ese incumplimiento trajo consecuencias perjudiciales a la firma por no haberlo dejarlo funcionar cuando la corte así lo había dicho y a la comuna por cuatro millones de pesos más costas del juicio, la jueza se olvidó del interés general e hizo prevalecer el interés particular, se ha olvidado de los perjuicios que se dieron en el distrito de Bowern y se ha centrado en los perjuicios económicos de la firma”, terminó

Comentarios