El Senado convirtió en ley el proyecto minero Hierro Indio

El proyecto de la Declaración de Impacto Ambiental (DIA) para la etapa de exploración de Hierro Indio, en Malargüe se convirtió en ley este martes en el Senado (30 votos a favor, 4 abstenciones y 1 en contra) y, de esta manera, la provincia vuelve a impulsar la minería luego de varios años.

La ley 7722 exige que las DIA de los proyectos de desarrollo metalífero con métodos extractivos sean revisadas por las dos cámaras legislativas. En 2014, Hierro Indio había sido rechazado porque, según el Ejecutivo, había mucho «desorden administrativo».

Ahora, y con nuevos estudios, el Ejecutivo le dio un nuevo empuje a la propuesta. Esta vez, el apoyo mayoritario de los bloques parlamentarios permitió que se avanzara con la medida.

El tratamiento en el recinto estuvo encabezado por las y los legisladores del sur provinciales, quienes reconocieron que Hierro Indio, en efecto, no es un proyecto minero de gran magnitud pero consideraron que puede ser el puntapié inicial para retomar las deliberaciones en torno a la actividad.

En el debate, el peronismo cargó contra el radicalismo por la «hipocresía» de no haber acompañado la iniciativa hace cinco años. «Me gustaría que el gobernador electo (Rodolfo Suárez) una vez asumido elevara él el proyecto minero que tiene pensado; algo más ambicioso que proyectos sueltos, tratando de encontrar votos para tratar de sacar las leyes», sostuvo el legislador Adolfo Bermejo (PJ).

Desde la izquierda criticaron la celeridad con la que se discutió el expediente en las comisiones y, asimismo, aseguraron que se montó un «show» para habilitar una futura modificación de la ley 7722, tal como lo expuso Víctor Da Vila (FIT-PO).

El radicalismo, en tanto, defendió la nueva DIA. «Se emitieron las resoluciones respectivas que daban aval a la Declaración de Impacto Ambiental, se hizo la audiencia pública en Malargüe; y el Poder Ejecutivo, por ser de bajo impacto, no requería esa audiencia. Sin embargo, para darle lugar a todos los sectores, se la convocó», detalló Jorge Téves (UCR).

Esta primera fase tendría una inversión de dos millones de dólares, se extendería un periodo aproximado de dos a tres años y emplearía a solo cinco personas. Si la empresa encargada de realizar el proceso decide continuar, la mano de obra se ampliaría a alrededor de cien trabajadores y trabajadoras.

Fuente: Sitio Andino

Comentarios