En 2021 el sueldo de legisladores provinciales subió 102.450 pesos

El monto disparó los incrementos por encima de la canasta básica total que asciende a 68.624 pesos.

 

 

El dato del salario de los legisladores provinciales siempre genera bronca en los mendocinos. La razón es casi obvia: el salario medio en la provincia (a setiembre de 2021) asciende a 59.266 pesos. Hay un dato del ingreso de los diputados y senadores provinciales que seguramente generará más bronca: en enero del año pasado el sueldo bruto de un legislador era de 250.070 mil pesos; en diciembre los representantes cobraron 352.450 (siempre bruto, sin tener en cuenta los descuentos de ley).

El incremento es de 102.450 pesos. Es decir, que un legislador provincial vio incrementados sus ingresos por una cifra superior a la canasta básica total de noviembre pasado (el último dato disponible) que fue calculado por la Dirección de Estadísticas e Investigaciones Económicas de Mendoza: 68.624,70 pesos.

Antes de analizar el gasto, es conveniente indicar que se usan los salarios brutos y no lo que perciben de bolsillo, porque ninguno de los legisladores cobra los mismo, debido a la influencia impositiva, particularmente ganancias. Si bien todos pagan esa obligación, hay deducciones por diferentes causas (prepaga, personal doméstico, hijos a cargo, etc) que no son iguales en todos los casos y por eso el monto depositado en la cuenta sueldo del banco es diferente para cada legislador.

Si podemos dar una idea acerca de lo que reciben, por el aporte del senador Lautaro Jiménez del Frente de Izquierda y de los Trabajadores (FIT), que ofreció sus bonos de sueldo: en enero 2021 se le liquidaron 206.688,55 pesos; en diciembre del mismo año 254.648,33; el incremento en el bolsillo fue de 47.959,78 pesos.

El dato difícilmente vuelva a estar disponible cuando el legislador termine su mandato en abril. En esa fecha también quedará afuera de la Cámara de Diputados Mailé Rodríguez, también del FIT. Esa fuerza suele divulgar los aumentos de salario porque siguen sosteniendo que los funcionarios deben ganar lo mismo que un docente.

El incremento anual fue de 40,94%. El porcentaje no es diferente al que percibieron los estatales en todo el año. La paritaria firmada por ATE para todo el año cerró en 7% en marzo y del 12% en julio, 6% en septiembre, 10% en octubre y otro del 6% en noviembre. Total 41%.

Es que los legisladores tienen un régimen salarial explicado en varias oportunidades. Cobran el 95% de lo que cobra el Gobernador de la provincia, según lo que prescribe el artículo 27 de la ley 5811; el Mandatario cobra el equivalente al doble de lo que reciba un empleado de clase 13, más un adicional por dedicación de tiempo completo, más un 60% de compensación funcional (artículo 26 de la 5811). Todos los ítems se actualizan con la paritaria de los estatales de administración central. Así todos los sueldos de los funcionarios tienen el mismo porcentaje de aumento que los trabajadores del Estado.

Así está establecido para todos los funcionarios de la Administración Pública: los ministros cobran el 94% del sueldo del Gobernador y así todo el resto de las líneas de conducción de áreas y departamentos tienen porcentuales asignados.

“El enganche salarial atado a porcentajes paritarios sólo beneficia a los que parten de sueldos muy altos. Mes a mes agranda la brecha salarial entre legisladores y docentes, jueces y enfermeras. Los partidos mayoritarios se aferran a esos privilegios con uñas y dientes. Pero la crisis social terminará poniendo los privilegios políticos en discusión tarde o temprano”, dijo Jiménez.

Incluso hay tres intendentes y sus respectivos concejos deliberantes que tienen enganchados sus ingresos al del Mandatario provincial: Los Andes informó en su edición del 8 de noviembre pasado que los concejales Guaymallén, Tupungato y Santa Rosa tienen ese régimen. Un detalle: los ediles del primer departamento tienen las dietas más altas de la provincia (214.650 pesos). Del otro lado, Santa Rosa es de los que menos paga: $99.000, un poco más que San Carlos ($95.000) y bastante más que La Paz ($55.000), el que menos paga.

El presupuesto 2022 de la Legislatura asciende a 2.652.257.294,52. Eso es lo que prevé gastar la Casa de las Leyes durante todo este año. Comparado con los 375.967 millones de pesos que prevén gastar todos los poderes del Estado en 2022 (sin organismos autárquicos y sin amortización de deuda), la Legislatura gastará el 0,7% del total. No parece ser mucho el ahorro si se eliminara ese gasto, aunque con los 2.652 millones de pesos se podrían construir alrededor de 580 casas.

Comentarios