Informan a Fiscalía de Estado sobre irregularidades en Ganadería

El Tribunal de Cuentas detectó que la falta de rendición de 8.9 millones de pesos que fueron remitidos por la Dirección de Ganadería a la Fundación Coprosamen. Le formularon una multa de 30 mil pesos al exdirector de Ganadería, Néstor Mario Guizzardi y pusieron al tanto al fiscal Fernando Simón.

La Dirección de Ganadería funciona en General Alvear y por motivos que se desconocen pagaba por el uso de ocho líneas telefónicas en la Terminal del Sol. Un fallo del Tribunal de Cuentas enumera distintas irregularidades cometidas en el año 2017, cuando la dependencia era conducida por Néstor Mario Guizzardi. Por ejemplo, el órgano de control detectó que Ganadería había labrado multas por 1.8 millones de pesos pero no hizo nada por cobrarlas. Pero más grave aún es la falta de rendición de cuentas de 8.8 millones de pesos que fueron girados a la Fundación Coprosamen.

En base al trabajo del Tribunal de Cuentas, se formuló una multa de 30.000 pesos contra Guizzardi, otra de 6.000 pesos al coordinador Tráfico Federal Adolfo Castro y una tercera multa por el mismo monto al administrativo Mauro Leandro Narpe. Pero además de ello, el órgano de control decidió poner en conocimiento del señor Fiscal de Estado los hechos. Específicamente en lo que concierne a la falta de rendición del uso de 8.8 millones de pesos que fueron girados a la Coprosamen.

En concreto los revisores del tribunal certificaron que en el 2017 la Dirección de Ganadería entregó fondos a la Coprosamen para programas de destete precoz, mejoramiento genético, planes de selección de vientres, Plan Toro, Plan de vacunación contra la brucelosis caprina, y leyes federales. En total fueron 13.7 millones de pesos.
Sin embargo, a la hora de analizar las rendiciones de fondos, se percataron de que nada más se rindió el uso de un millón de pesos para el desarrollo de un cluster ganadero bovino, 600 mil pesos para el Plan Toro y 3 millones de pesos para el plan de destete precoz. Es decir, solo se rindieron 4.6 millones de pesos de los 13.7 millones de pesos que había recibido Coprosamen.

En base a ello, se determinó que falta la rendición de fondos del ejercicio 2017 por 8.9 millones de pesos. El argumento que esgrimieron los funcionarios sancionados es que ellos establecían como condición para la entrega de los fondos observados que el desembolso se realizaba una vez que había sido presentada la documentación correspondiente a la rendición del uso de los fondos de la rendición inicial; y así con las entregas sucesivas hasta la última cuota.

«Existe un monto muy importante que no ha sido rendido, con el agravante que ante la falta de los informes que debía presentar la Fundación y el respectivo control por la Dirección de Ganadería, no debía darse curso al pago de los montos mensuales comprometidos, hecho que no ocurrió y, no obstante ello, se efectuaron los pagos. Además, no han comprobado documentadamente que hayan solicitado a la Fundación las rendiciones respectivas», informó al respecto el Tribunal de Cuentas.

Multas no cobradas

En cuanto a las otras irregularidades detectadas, se destaca la falta de voluntad para cobrar 1.8 millones de pesos de multas que habían sido labradas por la Dirección de Ganadería. Al respecto, el órgano control subrayó que «no se realizó prácticamente ninguna acción positiva para obtener el cobro de las multas impuestas por Tasas de Inspección de Productos Cárnicos y Lácteos». En base a ello se determinó que existió un procedimiento administrativo irregular.

La respuesta de los funcionarios involucrados fue llamativa, ya que argumentaron que la inacción se funda en la falta de presupuesto. «Como no hay Mesa de Entradas, no se han estado haciendo los pases al área jurídica de la Dirección de Ganadería», explicaron y a eso adhirieron que «no hay personal para notificarlas, vehículos ni fondos para cargar combustible en ellos».

El otro punto que llamó la atención fue que se pagaban ocho líneas de teléfonos que no correspondían a la Dirección Provincial de Ganadería. El domicilio al que corresponden las facturaciones es Alberdi 250, de San José- Mendoza, donde se encuentra la Terminal del Sol. Ambos temas fueron calificados como procedimientos administrativos irregulares y se les notificó a los responsables para que corrijan la situación.

Fuente: www.mdz.com

Comentarios