La Cámara de Comercio en contra del bono de $5 mil que decretó Macri

La Cámara de Comercio de General Alvear dio a conocer la postura de sus asociados en relación al Bono extraordinario de $5.000 de refuerzo salarial, para compensar la pérdida del poder adquisitivo de los sueldos de los empleados en relación de dependencia. El mismo fue rechazado y pidieron gestos de grandeza al poder político.

Luego de enumerar varios puntos, que según entienden han jugado en contra para cubrir los costos de las empresas, la institución aseguró que asumir otro costo más “llevará a las empresas a su desaparición o a la pérdida de puestos de trabajo”.

En un comunicado la Institución dijo comprender las circunstancias de los empleados y que actualmente los sueldos no alcanzan para cubrir todos los gastos, “pero lo mismo sucede en las pymes y aparentemente la única solución posible se basa en los aportes del privado”.

“Las pymes están en riesgo, apenas pueden cubrir sus costos, insumos a precios disparados, la enorme presión impositiva, la suba de combustibles, impuestos, inflación, tasas de interés obscenas y ante todo el esfuerzo para sostener los empleos de miles de familias. Asumir otro costo más, en un momento económico crítico y sin tener en cuenta la mencionada situación extrema que sufre el sector, llevará a las empresas a su desaparición o a la pérdida de puestos de trabajo”, dice el texto.

Por eso la Cámara y sus asociados manifestaron su profundo rechazo al decreto y solicitan al Gobierno de la Provincia de Mendoza que interceda ante una medida muy poco acorde al difícil momento que las pymes atraviesan.

“Sugerimos que la propuesta del pago de este bono esté en consonancia con el apoyo del gobierno permitiendo por ejemplo la deducción de dicho reconocimiento del pago de impuestos provinciales o Nacionales, para que el esfuerzo económico no recaiga sobre las ya muy castigadas Pymes que tanto esfuerzo hacen para sostener el empleo”.

Al final pidieron que se tomen otras decisiones complementarias con gestos de grandeza, “señal de austeridad y aporte a esta difícil situación, que la clase política en su totalidad (Ejecutivo, Legislativo y Judicial) reduzca en un porcentaje significativo sus dietas, viáticos, asesores, choferes, teléfonos, viajes y demás gastos de gestión”.

Comentarios