Media sanción para que Faraón sea Monumento Nacional

La Bodega Faraón está ahora más cerca de ser declarada monumento Histórico Nacional. Es que el diputado nacional por Mendoza, Luis Borsani, presentó un proyecto con tal objetivo.

El mismo fue votado afirmativamente en la sesión de la cámara baja del Congreso. Es decir, que ya tiene media sanción.

La mencionada bodega, construida en 1905 por Anselmo Cremaschi, es un referente por su rol histórico en el desarrollo de la actividad industrial vitivinícola y su evolución tecnológica.

“La puesta en valor de la ex Bodega como espacio cultural tiene como principal objetivo proteger el patrimonio vitivinícola cultural del departamento de General Alvear y de la provincia de Mendoza. Con esta iniciativa, también buscamos revalorizar el primer sistema mundial de vinificación continua. Asimismo, el proyecto de refuncionalización que propusimos contempla un museo del vino, una bodega boutique y el dictado de talleres de arte. A futuro se plantea la construcción de un anfiteatro, una galería de arte y un paseo de artesanos”, detalló el diputado Borsani, agregando que el propósito es fomentar la cultura, el enoturismo y, a su vez, ampliar el circuito de los “Caminos del vino”.

Así, recuperar la Bodega Faraón tiene que ver no sólo con revalorizar este importante patrimonio vitivinícola si no también con destacar la gran labor de Víctor Cremaschi, ingeniero, investigador, productor e hijo de su constructor, don Anselmo. Víctor ideó y construyó una batería de piletas cónicas con las que se logró una mayor higiene en el tratamiento del mosto y una mejora sustancial en la calidad de los vinos.

En 1949, este trabajador patentó a nivel mundial el “Sistema de vinificación continua” (también conocida como “Fermentación Continua” o “Fermentación Cremaschi”) que permitió incorporar la tecnificación en las bodegas y posicionar a la Argentina como pionera en la termo-vinificación y concentración de mosto.

Esta bodega, que está ubicada en la localidad de Los Compartos, es destacada además por su patrimonio artístico.

“Como a Cremaschi le interesaba la civilización egipcia, además de nombrar a su bodega Faraón, encargó al escultor Mariano Pagés la construcción de una réplica de la escultura de piedra del Faraón Ramsés II y de frisos tallados que imitan jeroglíficos egipcios con reseñas de la historia de la vitivinicultura. También, en una pared de la bodega el reconocido artista visual Carlos Alonso pintó un fresco con imágenes de realismo social”, comentó el legislador de la UCR.

Comentarios