José Niemetz ganó el Premio Clarín Novela

El escritor alvearense con su libro “Tú eres para mí”, su primera novela, se llevó el máximo galardón.

Después de la recepción, de los saludos, de las expectativas, de la fiesta; después de conocer el nombre del ganador del Premio a la Trayectoria -el pintor Luis Felipe Noé- y el del Premio Ñ -el cubano Marcial Gala-, por fin se develó cuál fue la novela que se llevó el Premio Clarín Novela 2018: se titula Tú eres para mí y la escribió el librero mendocino José Niemetz. Emocionado, se paró lentamente, besó a su mujer, subió a agradecer, y dedicó el premio a su amor y también a su mamá “que me hizo lector”.

La novela, que se presentó bajo el seudónimo de Bovary, es una historia donde el desamor se cruza con el erotismo y hay extraños asesinatos.

Está narrada en primera persona por Estela, dueña de un vivero de 3000 metros cuadrados. Estela es obesa y en el momento de iniciar la narración pesa 112 kilos. De su padre no se sabe nada, salvo que había tenido sexo con su madre una sola vez. La madre no es muy dedicada: “Mamá era para mí algo parecido a silencio, a ausencia, a desapego”, dirá Estela, que atribuye su gordura a la falta de mamá, a la desprotección y la soledad. A partir de eso, tal vez, su vida sexual y amorosa tomará caminos sinuosos, de los que no es ajena la muerte.

Aunque no ha publicado nada antes, la ficción es una realidad cotidiana para José Niemetz, un mendocino de 56 años. Es dueño de una librería en General Alvear. Es licenciado en Letras y profesor. Lector tan voraz como Estela, la jardinera que protagoniza este atípico thriller, incluyó en su novela guiños hacia Stephen King, uno de los autores a los que menciona la historia.

El jurado que la eligió, formado por la novelista española Almudena Grandes, la mexicana Guadalupe Nettel y el argentino Jorge Fernández Díaz, elogió el trabajo. “Estela, la narradora de este libro vehemente y desaforado, consigue darle la vuelta al estigma de la obesidad para convertirlo en una forma perversa de disfrutar la vida. Las plantas y las lombrices de su vivero serán sus mejores cómplices. En su primera novela, José Niemetz creó un personaje y una voz que el lector no olvidará fácilmente”, dice Guadalupe Nettel.

Fernández Díaz, por su parte, definió: “Esta jardinera excesiva y erótica, que se mueve dentro de un vivero misterioso, que escucha canciones populares y que termina siendo una asesina serial logra dos cosas a la vez: recordarnos al mejor Stephen King y volverse inolvidable”.

Y Almudena Grandes señala: “Una novela desmesurada en el mejor sentido de la palabra. Original, poderosa, feroz y arrolladora como una fuerza de la Naturaleza. Su lectura es una experiencia tan intensa como descender en canoa por una catarata, aunque no faltan los remansos de emoción, y hasta de ternura, en un festín de sensualidad luminoso y oscuro al mismo tiempo”.

Lo esperan la publicación el reconocimiento y 400.000 pesos. Un camino que recién empieza.

Comentarios