Los regantes podrán pagar boleta eléctrica fija

A partir de febrero, los productores de la provincia tendrán la posibilidad de solicitar a las distribuidoras la estabilización de las facturas.

Esto les permitirá pagar un monto fijo y previsible a lo largo del año, en lugar de tener marcadas diferencias en los meses en los que se concentra el riego. Para referencia se tomará el consumo del año anterior y se sacará una media, que se ajustará semestralmente.

Jimena Latorre, presidenta del Ente Provincial Regulador Eléctrico (EPRE), señaló que se trata de una posibilidad de adherir de modo voluntario que estará vigente a partir de la facturación de febrero. Para acceder, el regante deberá acudir a la distribuidora del servicio eléctrico y solicitar la estabilización de la facturación.

Latorre explicó que se implementó esta medida ya que en las economías productivas regionales, los productores tienen consumos muy altos en la época de riego, por el uso de sistemas de bombeo para utiliza agua de pozo, y en otros momentos del año el requerimiento de electricidad es casi nulo.

Para poder facturarles un monto estable a lo largo del año, se tomarán como referencia los consumos del anterior y se calculará un promedio. Asimismo, se considerarán períodos de 6 meses y si al cierre del semestre el uso de energía eléctrica ha sido superior al del mismo momento del año previo, se le facturará la diferencia. Por el contrario, si fue inferior, recibirá una bonificación en las próximas boletas.

Latorre indicó que hay productores que, en los meses de alto consumo, tienen que pedirle financiación a las distribuidoras, pero con intereses muy altos, ya que se suele tomar como base la tasa del Banco Nación. Mientras que durante el invierno las boletas son de un monto considerablemente menor.

En este sentido, destacó la presidenta del EPRE, la estabilización les ofrecerá la posibilidad de organizar su estructura de costos de un modo más previsible, a partir de saber cuál es el monto fijo que deberán pagar cada mes por el servicio eléctrico.

Asimismo, señaló que en caso de que el regante tenga inconvenientes para adherir al sistema, debería comunicarse con el Ente Provincial Regulador Eléctrico.

Desde la Asociación de Cooperativas Vitivinícolas Argentinas (Acovi) resaltaron, precisamente, que quien utiliza pozo para el riego hace un uso intensivo de la energía eléctrica en meses en los que deben afrontar, además, elevados gastos por fertilizaciones, curaciones y tratamientos. Y señalaron que, a partir del trabajo conjunto con el EPRE, el productor podrá aliviar el costo del acceso al recurso hídrico, vital para que el cultivo tenga un correcto desarrollo.

Comentarios