Luciano Cabral se reunió con dirigentes de Argentinos Juniors

El futbolista Luciano Cabral recuperó sus derechos ciudadanos tras cumplir más de la mitad de la condena por un homicidio ocurrido en enero de 2017 y estuvo reunido con dirigentes de Argentinos Juniors.

La vida del futbolista cambió rotundamente cuando en los festejos de fin de año nuevo en 2017, y tras una discusión que un hombre mantuvo con su padre, decidió perseguirlo hasta alcanzarlo, y allí entre todos darle muerte.

Cabral fue condenado a 9 años y medio de cárcel por un tribunal que entendió que su participación criminal en el homicidio quedó probada, particularmente por una testigo que vio cómo el deportista profesional le dio alcance al joven que huía de la turba.

El propio padre de Cabral, que también participó de la golpiza con palos y enormes piedras sobre la humanidad ya indefensa de Joan Villegas, formó parte de ese juicio, pero en su caso recibió 16 años de cárcel.

Pero como Luciano durante unos días huyó de la policía, cuando fue detenido no tuvo suerte en los diferentes pedidos de excarcelación que presentaron sus abogados. Es por ello que todo el proceso de investigación y luego las semanas que duró el debate oral, estuvo detenido.

De manera tal que la pena final tuvo que computar esos días de detención en la etapa procesal. Sin embargo, eso le valió ahora para poder acortar el tiempo tras las rejas tras aquella sentencia.

Claramente, alejado de gimnasios y espacios más amplios, su vida intramuros no fue la idea por un deportista de su calidad. Pero halló la forma de que poner al servicio de terceros sus habilidades, ofreciéndose a enseñar fútbol en el club sanrafaelino El Porvenir.

luciano cabral confirma preso

Así, todas las semanas, desde hace un par de años, Cabral entrena a chicos de entidad deportiva ubicada en pleno centro de la ciudad surmendocina.

También esas tareas, junto a las pericias psicológicas que le fueron tomadas, y los informes de los distintos cuerpos de profesionales penitenciarios, le sirvieron para poder solicitar al juzgado de ejecución penal el beneficio que le fue otorgado a fines de setiembre pasado.

Sin hacer ruido, casi como en el silencio con el que tradicionalmente se manejaba tras las rejas, Luciano logró esa libertad condicionada, que ahora tienta a distintos clubes con la posibilidad de tenerlo en su plantel.

Tras cinco años y ocho meses de prisión entonces, el jugador ya está con su familia a tiempo completo, ya que en la última parte de su condena gozó de un régimen un poco similar a la libertad, lo que le permitió estar con sus seres queridos la mayor parte del tiempo.

Ya cuenta con 27 años, pero a pesar de los años sin competencia, Luciano aspira a recuperar su carrera deportiva apenas se le otorguen los permisos judiciales y de cancillería, correspondientes.

Fuente: sitio andino

 

 

 

Comentarios