Pablo Alarcón deleitó a todos con su obra “Band Bang”

Con máscaras, humor, una gran cantidad de actores de nivel, la participación de dos alvearenses y un vestuario único, todo eso y mucho más dejó la presentación de Pablo Alarcón en Alvear con su obra “Band Bang”.

La obra que tiene a Pablo Alarcón como actor, director dramaturgo, escenógrafo, vestuarista y creador de las máscaras que usan una decena de intérpretes y músicos, contiene sucesivos apuntes sobre la conducta humana y sorprende por su humor y calidad.

Con un grupo de músicos que también actúan, hay una tenue línea argumental sobre el fracaso de ciertas intenciones humanas, en la que se ve cómo un chico enamorado debe soportar el desdén de una nena indiferente o un pescador sufre la invasión de un buzo con escafandra y otros personajes en su pacífico esparcimiento.

A eso se suman un galán que no logra sacar a bailar a las mujeres en un cabaret y una monja que ve cómo la vida mundana interfiere en su proselitismo, aunque también hay episodios aislados que apuntan al gag simple, a la ternura de unos bebés- músicos o al simple muestreo de una capacidad acrobática.

Lo que le da una característica notoria a la pieza es la utilización de máscaras que cubren por completo la cabeza de los intérpretes y provocan una sensación extraña al modificar las naturales proporciones de los cuerpos.

Con la música como elemento primordial, ‘Band Bang” se permite incursionar en temas nativos y mezclarlos con otros y así se puede pasar de una polca de pueblo a un ragtime que recuerda al cine mudo y de allí a un baile apache, todo con una frescura a la vista, donde además del reconocible físico de Alarcón se puede apreciar en varios papeles a su hija Agostina.

El artista de renombre internacional destacó la calidez del público alvearense y la belleza del Cine Teatro Antonio Lafalla: “La verdad que está irreconocible, la forma es la misma pero es otro, es un palacio” reconoció.
Alarcón pasó varios días y recorrió distintos puntos turísticos junto al intendente Walther Marcolini, como Multiespacio Bodega Faraón: “no pude creer lo que han hecho allí con este lugar tan misterioso y tan mágico. He visto laboratorios, sala de conferencia, muchos trabajos realizados, realmente parece una ciudad de cinco millones de habitantes, que cuenta con una galería de arte”.

Pablo Alarcón aseguró que está pensando en comprar una propiedad en nuestras tierras para elaborar vinos que lleven su nombre y que el emprendimiento se situaría en el distrito de Bowen.

Comentarios