Mendoza planteó la excepción de cosa juzgada

Fue en la audiencia de conciliación que llamó la corte, en la causa por el uso de aguas del río Atuel

El Gobernador Alfredo Cornejo, acompañado por el ministro de Gobierno, Trabajo y Justicia, Dalmiro Garay; el asesor de Gobierno, César Mosso Giannini; la vicegobernadora, Laura Montero, y el fiscal de Estado, Fernando Simón, se presentó en la audiencia informativa que convocó la Corte Suprema de la Nación por la causa por el uso de aguas existente con La Pampa.

De la audiencia también participaron El Intendente de General Alvear, Walther Marcolini, el Secretario de Gobierno, José Vilches, el Asesor Letrado de la Municipalidad alvearense, Sergio Alonso, y el Presidente de la Federación Agraria de General Alvear, Carlos Achetoni, quien cumplió un importante rol al constituirse como orador en la audiencia.

Mendoza ya ha planteado en otras defensas la excepción de cosa juzgada, por considerar que la pretensión de La Pampa no es más que un replanteo de lo ya resuelto en la sentencia de la Corte del 8 de diciembre de 1987 y sostiene que ha cumplido con las obligaciones emergentes de dicho pronunciamiento y con las asumidas en los acuerdos posteriores que vincularon a las partes. Asimismo, afirma que no le cabe responsabilidad alguna por el estado ambiental actual del territorio pampeano.

En referencia a esto, Cornejo dijo: “Es un litigio que recién se inicia. Esta es una audiencia informativa, no creo que sea conveniente generar expectativas acerca de una resolución rápida de este conflicto, eso lo decidirá el tribunal. Ahora cada parte se expresa, es un buen mecanismo que todos aporten sus miradas en un conflicto tan complejo”.

“El criterio de Mendoza y de mi Gobierno es que este es un tema que ya está resuelto desde 1987, cuando la Corte habilitó a Mendoza a regar 75 mil hectáreas y el agua se ha ido agotando al igual que el caudal del río Atuel. Además, hay un cambio climático feroz que ha afectado en estos últimos 40 años a la montaña y glaciares. Sin embargo, Mendoza ha hecho muchísimos esfuerzos para lograr la eficiencia del agua: ha invertido en los últimos 30 años más de 120 millones de dólares puestos por la provincia de Mendoza y por los regantes, no han puesto fondos otras instituciones”, agregó el mandatario mendocino.

Por su parte, el intendente Marcolini, impulsor de la comisión de seguimiento del conflicto por el río Atuel y de la presentación local como Amicus Curiae en la audiencia, manifestó luego de la misma: “Fue muy claro que La Pampa no ha realizado una sola obra ni inversión”. Además, el jefe comunal hizo referencia a la poca animosidad que presentó La Pampa para conciliar: “Me llamó poderosamente la atención, para ser una audiencia de conciliación, el grado de beligerancia con que se expresó el gobernador Verna, quien demuestra que no tiene ningún interés en llegar a una conciliación”.

El Presidente de la Federación Agraria de General Alvear, Carlos Achetoni, realizó una explícita ponencia en la que dejó en claro que debido a la crisis hídrica, ha ido disminuyendo la capacidad productiva de la región: “habrá que buscar otras alternativas porque si no tendremos un conflicto indefinido porque aguas para poder compartir no van a existir”.

Luego de su presentación ante la corte, Achetoni también remarcó ante los medios la nula predisposición de la provincia vecina para llegar a un acuerdo: “No hubo una propuesta de acercamiento por el lado de La Pampa, el Gobernador nos trató de ladrones y no habló de ningún tipo de obras”.

Los disertantes

El máximo tribunal aceptó como amicus curiae a la Universidad Nacional de La Pampa (UNLPam), al hidrogeólogo Carlos Juan Schulz, y a Carlos Campú y Pedro Coria, en representación de los pueblos originarios de esa provincia. En tanto que para Mendoza la Corte aceptó como “amigos del tribunal” a Sergio Marinelli, superintendente del Departamento General de Irrigación, a la Universidad de Mendoza y a la Federación Agraria Argentina de General Alvear, en representación de los productores agropecuarios.

Por parte del Gobierno de Mendoza expusieron el Gobernador, Alfredo Cornejo; el fiscal de Estado, Fernando Simón, y el patrocinante de la provincia de Mendoza, Alberto Bianchi.

Luego de disertar, el Gobernador resaltó que “a pesar de que este conflicto ya fue resuelto hace 30 años, Mendoza nunca se retiró de la mesa dejando a funcionarios pampeanos frente a una silla vacía y continuamos abiertos al diálogo. Muchas propuestas han sido enviadas por nuestro lado, pero luego no tienen eco en La Pampa, ya que sólo focaliza en la posesión de los caudales que le fueron denegados en 1987″.

El mandatario mendocino reflexionó: “La Pampa no logra ver que Mendoza no ha tenido la misma suerte que ella en cuanto a geografía. En Mendoza hay que regar para producir y vivir. De las 335 mil hectáreas de nuestra provincia, todas están bajo sistema de riego, ninguna es irrigada naturalmente, por la baja demanda de agua. Mendoza es esencialmente desierto. En La Pampa sólo el 1% de las hectáreas cultivadas es irrigada, mientras que en Mendoza todas las hectáreas están bajo sistema de riego. No es razonable pedirle al desierto que entregue agua”.

Luego se proyectó un video en el cual Mendoza explica la importancia del uso de agua, en una provincia rodeada de desierto.

Fernando Simón, fiscal de Estado, explicó que Mendoza usa menos agua de lo que le permite usar la sentencia de la corte del 1987. “Nuestra provincia realiza un uso eficiente y equitativo del agua de acuerdo con todo lo que establece el derecho internacional, 98% de población, 80% de la cuenca, 100% de aporte hídrico y 43% de eficientización del uso. Esos son los criterios que establece la eficiencia en el uso de Mendoza”, dijo el fiscal.

Los orígenes del conflicto

La causa comenzó cuando la Provincia de La Pampa inició un proceso contra la de Mendoza por los términos del artículo 127 de la Constitución Nacional, a fin de que se declare el incumplimiento de la demandada a diversas obligaciones vinculadas con la regulación de los usos del río Atuel. Además, que se le prohíba efectuar cualquier tipo de acción u obra sobre el referido río y sus afluentes que implique una alteración de la cantidad o calidad del agua que deba llegar a su territorio, entre otras pretensiones acumuladas.
En referencia a los reclamos que mantiene la vecina provincia, Cornejo explicó: “La Pampa reclama para su lado oeste que corra normalmente el río Atuel. Nosotros estaríamos encantados de que sea así, pero esto no coincide con la realidad por el cambio climático y no por culpa de Mendoza. Si La Pampa quiere resolver el problema, la universidad de Mendoza le planteó que tenía cosas para hacer, como tomar de la cuota del río Colorado que nos corresponde a Mendoza y que les cedimos, y conducirla al oeste de La Pampa, pero esta provincia no ha hecho ninguna obra para mitigar esto. Todas las obras que ha hecho La Pampa las ha pagado el Estado nacional para la zona húmeda, que es más rentable”.
Para finalizar, el Gobernador comentó: “La Pampa debe explicar por qué no ha hecho obras para esa gente y no enfrentarse a Mendoza acusándola de río robado. Las inversiones en La Pampa se han hecho con un criterio electoral en las zonas que más votos hay por parte de la población. La tecnología ha hecho obras maravillosas, económicas y eficientes en el mundo. Se debe tomar ese ejemplo”.

Datos técnicos: comparación Mendoza-La Pampa

La superficie total de Mendoza es de 148.874 km2 y La Pampa tiene 143.400. El promedio de precipitaciones en Mendoza es de 200 mm anuales y en La Pampa 400 mm, es decir la vecina provincia presenta el doble de lluvias que Mendoza. La superficie irrigada /cultivada en Mendoza es del 100% (superficie cultivada 3.337 km2, 2,24% / superficie irrigada 3.337 km2 2,24%) frente a La Pampa que apenas llega a 0,85 %, es decir no representa ni el 1% (superficie cultivada 8025 km2, 5,60% / superficie irrigada 68 km2, 0,05%). Otro dato que es importante destacar es que en Mendoza la totalidad de la superficie necesita del riego. En cambio, en La Pampa el 100% del territorio no necesita ser irrigado. En este marco, es posible afirmar que la superficie irrigada de La Pampa es menor porque dicha provincia tiene el doble precipitaciones, lo que hace que no necesite ser irrigada. Por último, es importante resaltar que Mendoza tiene mayor eficiencia en riego: Mendoza supera el promedio nacional con casi el 50% (43%) y en comparación, La Pampa no llega al 40% (34%).

(FUENTE: http://prensa.mendoza.gov.ar)

Comentarios
Share


Recibe noticias en tú e-mail

Registrate con tú e-mail para recibir a diario las últimas noticias de alveardiario.com