Desbaratan una banda dedicada al abigeato

La Justicia allanó campos, domicilios particulares y una carnicería clandestina, pero por el momento no hay detenidos.

La Comisión Especial de Investigación de delitos de Abigeato, bajo las directivas del fiscal Javier Giaroli, consiguió desbaratar una organización dedicada al faenamiento clandestino de animales vacunos, que operaba en Villa Atuel y otros distritos de San Rafael.

Y fue el propio fiscal quien confirmó que, durante un megaoperativo ejecutado conjuntamente con la Policía y Dirección de Ganadería de la Provincia, fueron secuestrados 233 animales vacunos presuntamente procedentes de casos de abigeato, 634 kilos de carne, dos camionetas y varios teléfonos celulares.

A eso se sumó documentación de relevancia que fue secuestrada por la justicia. El procedimiento se concretó el pasado viernes, cuando los efectivos policiales sorprendieron en pleno faenamiento a quienes, se sospecha, han sido parte del sistemático robo de ganado para su posterior comercialización. En ese marco se ubicó una carnicería clandestina en Villa Atuel, donde se ponían a la venta los cortes vacunos provenientes de los robos.

“Hubo allanamientos en campos, domicilios particulares y una carnicería clandestina que funcionaba en Villa Atuel”, confió el fiscal de la causa y que encabezó la investigación, respondiendo así al notable aumento de denuncias por abigeato en zonas rurales. La multiplicidad de casos llevó a la Cámara de Comercio, Industria y Agropecuaria de San Rafael, a reclamar ante las autoridades en busca una solución.

Una comisión “especial”

Así fue que se conformó una comisión especial que comenzó la investigación y rápidamente recabó datos importantes que generaron los operativos concretados hace un par de días, lo que permitió desbaratar la organización dedicada al robo de animales, el faenamiento y comercialización.

Sin detenidos

Si bien hasta el momento no hay detenidos en la causa, se inició un expediente bajo la calificación de averiguación encubrimiento agravado por ánimo de lucro.

Ahora se espera que la Dirección de Ganadería ubique a los dueños de los animales para cotejar denuncias realizadas en diferentes dependencias policiales. Esa situación puede complicar a quienes quedaron imputados por el encubrimiento.

“Los responsables de la actividad de faenamiento no exhibieron ningún documento que acredite la compra de los animales”, confirmó por último el fiscal de la causa.

Comentarios