Irrigación pronosticó un año seco para todos los ríos de Mendoza

El Superintendente Sergio Marinelli aseguró que escurrirá menos del 65% de un año medio o normal. Es decir que casi todos los ríos van a estar entre el 50% y el 60%. Para minimizar los impactos sociales, ambientales y económicos se presentó un proyecto de ley con los lineamientos para la elaboración de un Plan de Sequía Provincial, que será presentado en la Legislatura.

Irrigación presentó el Pronóstico de Escurrimiento de Aguas Superficiales de los ríos de Mendoza 2018-2019. Su importancia está directamente relacionada con el cronograma anual de erogaciones que se realiza para el sistema hídrico de Mendoza. Y las escasas nevadas del pasado invierno indican que habrá problemas para satisfacer las demandas, en todas las cuencas.
Casi a una década de declararse la emergencia hídrica por primera vez, Irrigación ha dispuesto no hacerlo un año más, ya que según los datos hidronivometeorológicos de este año, esta escasez de agua es la “nueva normalidad”.

El pronóstico de volumen de agua para la temporada 2018-2019, para todos los ríos de la Provincia, es de un año seco. Es decir que escurrirá menos del 65% de un año medio o normal. Casi todos los ríos van a estar entre el 50% y el 60%.

Esta sequía prolongada es la más larga en la serie de registros existentes (100 años para varios ríos). La sequía de los `60 tuvo algunos años más severos (más secos), pero no fue tan larga.

Los expertos consideran que esta sequía está dentro de la variabilidad climática de la región y no, aún, el cambio climático tal como se ha estimado. Por esto, la sequía es la nueva normalidad. Este año ha sido el más cálido de la serie de temperaturas registradas para nuestra región y siete de los años más cálidos se han dado en los últimos 10 años.

La presentación

La apertura de la jornada comenzó con las palabras del Superintendente de Irrigación, Sergio Marinelli, quien dijo “estamos en una situación de sequía donde año tras año vamos viendo cómo se va restringiendo la disponibilidad del recurso hídrico a raíz de la escasez de nieve en la montaña, y esto nos obliga a poner la cabeza y pensar en salir adelante por arriba del problema. Por ello hoy no sólo presentaremos el pronóstico sino que también vamos a presentar otras acciones”.

A su término el Director de Gestión Hídrica, Rubén Villodas, presentó el Pronóstico de Escurrimiento para el próximo período, y aseguró que para todos los ríos el próximo año hídrico se presentará como seco y que está sequía prolongada es la más larga en la serie de registros existentes y el año medio actual es menor que el de hace 10 años por los años de sequía.

Para el río Grande el pronóstico de derrame anual es de 1700 hm3 y su media histórica es de 3336 hm3, es decir que el porcentaje respecto a un año medio es de 51% por lo que el año se prevé seco.

Para el río Atuel el derrame anual es de 690 hm3 y su media histórica 1110.6 hm3, es decir que el porcentaje respecto a un año medio es de 62% por lo que el año se prevé seco.

Para el río Diamante el derrame anual es de 510 hm3 y su media histórica 1038,2 hm3, es decir que el porcentaje respecto a un año medio es de 49%, por lo que el año se prevé seco.

Para el río Tunuyán el derrame anual es de 520 hm3 y su media histórica 875,1 hm3 , es decir que el porcentaje respecto a un año medio es de 59%, por lo que el año se prevé seco.

Para el río Malargüe el derrame anual es de 130 hm3 y su media histórica 307,5 hm 3, es decir que el porcentaje respecto a un año medio es de 42%, por lo que el año se prevé seco.

Para el río Mendoza el derrame anual es de 820 hm3 y su media histórica 1414,8 hm3, es decir que el porcentaje respecto a un año medio es de 58%, por lo que el año se prevé seco.

La jornada continuó con la disertación del Dr. Liber Martin, investigador del Conicet y profesor de a UNCuyo sobre “Escasez, sequía y emergencia en el derecho de agua”, quien realizó un análisis en perspectivas comparadas con alusión a la realidad institucional y legal de Mendoza, cuál ha sido la reacción que los sistemas jurídicos similares han tenido frente a este tipo de episodios, ya que hay coincidencias notables en cinco países. Puntualmente California, Chile y Mendoza quienes han atravesado y atraviesan períodos de sequía.

“Tenemos que empezar a pensar en políticas que prevengan sequía, de manera anticipada”, aseguró el Dr. Liber Martin para cerrar, y propuso tres desafíos para Mendoza: revisar las formas en que consideramos que estamos en una situación de sequía, las categorías y los tiempos que tiene; dar un marco jurídico más consistente a la emergencia que hoy se dicta a partir de resoluciones espontáneas por parte de distintas autoridades; y pensar en políticas con carácter preventivo que se anticipen al riesgo antes de la próxima sequía.

A su término, el Superintendente presentó los lineamientos para la elaboración del Plan de Sequía Provincial que contiene tres objetivos: minimizar los impactos sociales, ambientales y económicos de eventuales situaciones de sequía; evitar o minimizar los efectos negativos de la sequía sobre el abastecimiento urbano, las actividades económicas, según la priorización de usos establecidos en la legislación de aguas y el ambiente; y establecer un sistema de indicadores para la determinación de los umbrales de sequía en cada cuenca hidrográfica e hidrogeológica de la provincia, y medidas de actuación específicas para cada uno de los distintos usos del agua.

Comentarios