Proponen eliminar los concejos deliberantes de los 18 departamentos

El legislador jorge Difonso del oficialismo dice que se ahorrarían 800 millones de pesos. Se haría por enmienda constitucional, según informó el Diario Los Andes

El diputado Jorge Difonso es un provocador que hace irritar incluso a sus propios aliados políticos del oficialista frente Cambia Mendoza. Hace pocos días, en medio de la cuarentena irrumpió impulsando una reforma constitucional para implementar una Legislatura de una sola cámara y eliminar la otra; una idea que ya había esgrimido en campaña el actual gobernador Rodolfo Suárez.

Ahora salió con otra idea más radical: eliminar los 18 concejos deliberantes de las comunas y reemplazarlos con cinco concejos regionales. Según los cálculos de Difonso, la provincia se ahorraría 800 millones de pesos.

Dicho así parece sencillo el cambio, pero tiene otras implicancias: si los concejos son regionales significa que esos cinco cuerpos colegiados serán la cabeza de cada territorio y, por lo tanto estarán por encima de los intendentes municipales.

La idea tiene el atractivo de achicar el gasto de la política, al eliminar los 196 concejales que hay en todos los departamentos de la provincia para crear cinco concejos regionales de seis miembros, es decir 30 personas, implica eliminar 156 cargos electivos.

Más aún, hoy los concejos deliberantes están desdibujados en sus funciones y son pocos los vecinos que conocen a sus representantes vecinales y lo que hacen. Reducir el número y darles otro rango implica mayor visibilidad acerca de las tareas que deberán llevar adelante esos representantes.

Políticamente es posible imaginar la resistencia de los intendentes de todos los partidos políticos, quienes hoy gozan de poder y reconocimiento como para impulsar sus carreras políticas. De hecho, los dos últimos gobernadores de Mendoza, Alfredo Cornejo y Rodolfo Suárez, fueron impulsados a la gobernación desde los sillones comunales de Godoy Cruz y Capital respectivamente. Celso Jaque tuvo un paso por el Congreso nacional, pero saltó al firmamento político desde la intendencia de Malargüe; antes, fue Roberto Iglesias el que llegó a la Gobernación desde la Municipalidad de Capital.

Las estructuras políticas locales también podrían resistir el recorte de cargos. Son 156 bancas menos, es decir, menos lugares rentados que repartir en los aparatos de las fuerzas políticas.

Desde que asumió como diputado provincial, Difonso viene ganándose la inquina de varios de sus pares. Arrancó con la resistencia a la modificación de la ley 7.722, continuó con tomar la bandera de la unicameralidad que había enarbolado el gobernador Suárez y ahora este proyecto de recorte del gasto político, que algunos consideran «populista» y que busca ganar protagonismo en medio de la pandemia.

Antecedentes

El artículo 124 de la Constitución nacional indica que “las provincias podrán crear regiones para el desarrollo económico y social”. Este es el principal antecedente que cita Difonso en su proyecto.

También hay antecedentes internacionales, como las comunidades autonómicas de España, aunque cada región española podría considerarse un equivalente de las provincias de Argentina.

También hay organización regional en la Unión Europea, dónde funciona el Comité de las Regiones, que representan a las entidades regionales y locales de los 27 Estados miembros de la Unión Europea, pero tampoco es exactamente lo que plantea Difonso.

“El ordenamiento municipal data de hace más de un siglo y merece una discusión respecto a su modernización y con una disminución de costos inmediata. El Estado debe apuntar a optimizar la prestación de servicios en aquellas áreas centrales como salud, educación, infraestructura, etc; bajando y redireccionando el gasto político actual, que se traduce en más impuestos para la población”, dicen los fundamentos del proyecto.

Las regiones

El diputado de Unidad Popular, partido que conforma Cambia Mendoza, propone la creación de cinco regiones: una que denomina “Unicipio” por la entidad creada para coordinar las acciones entre las comunas del Gran Mendoza y conformada por esos departamentos (Capital, Godoy Cruz, Guaymallén, Las Heras) más Maipú y Luján; la segunda es la zona este, pero limitada a tres departamentos con ciertas similitudes geográficas, sociales y productivas: Rivadavia, Junín y San Martín.

La tercera región es el “Secano”, constituido por Santa Rosa, La Paz y Lavalle; la cuarta es Valle de Uco (Tupungato, Tunuyán y San Carlos) y por último la región sur conformada por San Rafael, Malargüe y General Alvear.

Cada una de estas regiones tendrá un comité de la región compuesto por seis delegados que se elegirán por voto directo, tendrán cuatro años de mandato y serán renovables por mitades.

Para llevar adelante la propuesta, Difonso plantea la enmienda de un artículo de la Constitución provincial, el 197, en la que detalla las regiones y el nuevo cuerpo deliberativo regional.

El ex ministro de la Suprema Corte mendocina Alejandro Pérez Hualde, dijo a Los Andes, que “en una primera mirada, deja postergadas -más de lo que están hoy- a pequeñas poblaciones como La Paz, Junín, Tupungato, Malargüe; las que, además de no tener representación legislativa (tal es el caso de Santa Rosa), tampoco tendrán nadie en el Concejo Deliberante de su región”.

Pérez Hualde también sostiene que “la redacción propuesta tampoco es clara. Debería quedar más preciso que cada municipio tiene su intendente y dependerá del concejo de su región. Además hay un paralelismo entre cuerpo Deliberativo provincial y el municipal que en realidad no se da de ese modo; el concejo deliberante es más un cuerpo de control que legislador”.

Comentarios


Contenido Relacionado