Sentencia a favor de la comuna por la clausura de un feedlot

La Cámara de Apelaciones del departamento de San Rafael dio sentencia a favor de la comuna por haber clausurado en el año 2010 un feedlot en el distrito de Bowen. Esta sentencia viene a dar vuelta la resolución que emitió el juzgado de Paz de General Alvear, en marzo de este año, donde ordenaba a la comuna pagar una suma millonaria a la firma propietaria del establecimiento.

La resolución del juzgado local fue dada a conocer el pasado jueves 14 de marzo y condenaba a la Municipalidad de General Alvear con el pago de más de 10 millones de pesos a la empresa Quimey Malal S.A. por el litigio que se sostiene desde casi 9 años atrás.

El Ejecutivo apeló esta sentencia y esta semana se conoció que la cámara de San Rafael dio vuelta la resolución local. Antes de la primera condena la comuna había obtenido sentencia favorable en 5 ocasiones.

Según explicaron los letrados al rechazar la sentencia del Juzgado de Paz, la Cámara de apelaciones confirma que el accionar de la comuna –oportunamente- estuvo conforme a derecho y que no se causó daños a la firma Quimey Malal y por lo tanto esta sentencia en segunda instancia expresa que la comuna no tiene que pagar ningún monto económico a esta firma por la clausura del emprendiendo en el distrito de Bowen.

“La cámara ha tenido argumentos sólidos y sentido común, la primera sentencia consideramos que fue errónea ya que solamente se limitó a decir que había incumplimiento judiciales sin considerar el severo daño ambiental que se había ocasionado a la gente del distrito de Bowen”, dijo Sergio Alonso, Director de Asuntos Jurídicos de la Comuna.
La empresa había reclamado un reparamiento de 10 millones de pesos, la jueza determinó un monto mas intereses y hoy la cámara dice que ese monto no hay que pagarlo.

“La sentencia modifica una fallo local de hace 7 meses atrás, el cuerpo de abogados de la comuna, en la gestión anterior y en esta demuestra que cuando se trabajaba con responsabilidad y se defiende el erario público los alvearenses pueden estar tranquilos que la comuna esta a la altura de la circunstancia y en su momento no se causó ningún daño y el obrar fue conforme a derecho y a la normativa vigente”, sostuvo Gustavo Vendramin, asesor legal de la comuna en la gestión de Juan Carlos De Paolo, cuando se realizó la clausura del establecimiento por pedido de los vecinos.

El feedlot estaba ubicado sobre ruta nacional 188 muy cerca del pueblo de Bowen y los habitantes reclamaron oportunamente el cierre debido a los olores nauseabundos que generaba esta actividad.

La comuna, haciendo lugar a esos reclamos, lo clausuró y de ahí comenzó el pleito judicial. En el medio, además de resoluciones favorables el ejecutivo, hubo denuncias penales, medidas precautorias y acciones de amparos.

Más allá de eso los abogados de las dos gestiones (Vendramín de De Paolo y Alonso de Marcolini) coincidieron en que la justicia se ha tomado mucho tiempo para dar estas resoluciones; “se les exige mucho a los poderes ejecutivo y legislativo pero al poder judicial no son tan firmes las exigencias desde la social o desde la ciudanía”, se quejó Vendramín.

A renglón seguido agregó: “la comuna tiene una continuidad de su personería jurídica independientemente quien sea su intendente, el municipio siempre continua con una figura de defender los interés de los alvearenses y en este caso se continuó con esta sentencia y esperemos que sea confirmada por la corte suprema de justicia en caso de que exista una apelación”.

El intendente Walther Marcolini se expresó al respecto y dijo que van a continuar la línea judicial que corresponde, “vamos a ser prudentes, ha habido un trabajo importante de nuestra asesoría letrada –lo que corresponde en defensa del interés público- gracias a dios hemos tenido respaldo de esta parte de la justicia porque entendíamos que el primer fallo no era justo y en el medio es una buena noticia pero seguiremos estando atentos a la continuidad en caso de que haya una apelación”.

Comentarios